Víctor Núñez: “Hay que apostar por un marketing educativo comprometido con los valores y con la sociedad”
Los colegios ya no son solo espacios en el que los niños y adolescentes aprenden diferentes materias. “El sector educativo está viviendo una transformación en España y los colegios deben ganar protagonismo en la sociedad”, asegura Víctor Núñez, socio-director de School Market, primera agencia de marketing educativo en España y que acaba de abrir su primera delegación en Andalucía. Para conseguir esa proyección, considera indispensable ser noticia en los medios varias veces al año. La creación de proyectos interesantes e innovadores y tener personas capaces de dar a conocer, de forma atractiva, esas actividades son las claves para lograr esa publicidad. “Un colegio puede ser muy bueno, pero si nadie sabe las cosas que hace es como si no las hubiera hecho”, añade este experto en marketing educativo.
Hasta hace poco, gran parte de los colegios tenían lista de espera sin generar ninguna acción de marketing pero la situación económica ha provocado que tengan que “diseñar una estrategia que les ayude a desenvolverse eficazmente fuera del centro”. Dada su experiencia en el sector, Núñez ve las relaciones institucionales como un punto clave para posicionar la imagen y la marca. Y apunta dos pasos como los más importantes para conseguir este objetivo: tener un proyecto educativo sólido y posicionar el punto fuerte del colegio (deporte, TICs o idiomas, entre otros). “Los colegios deben contar con un Plan de Marketing que posicione al colegio como una de las principales opciones dentro de su ciudad”, aconseja el experto.
El marketing educativo, no obstante, no solo funciona de puertas afuera del centro educativo. Núñez cree hay que centrarse más en “fidelizar” que en captar. “Cuando las familias de un colegio están contentos, y sienten que el precio que pagan por la educación de sus hijos está justificado, hablan bien del centro a otros padres. En un colegio privado o concertado hay que recordar a nuestros clientes lo buenos que somos con hechos, no con palabras”, explica. Otra clave para ganar su atracción es intentar “sorprender constantemente” a sus clientes, para ello “hay que dejar de ser tan previsibles”.
Según varios estudios, la procedencia de la mayor parte de los nuevos alumnos, viene de la satisfacción de los clientes: 9 de cada 10 alumnos van recomendados por un familiar, un amigo, un vecino o un compañero de trabajo. Por eso conviene esforzarse en seguir manteniendo el contacto con antiguos alumnos y generar vínculos más allá de su etapa en el centro “como ya lo hacen desde hace mucho universidades y escuelas de negocios”.
Y es que, en estos tiempos, un colegio no puede limitarse a enseñar bien unas asignaturas, sino que tiene la obligación de preparar a sus alumnos para el futuro a través de nuevas habilidades. Por ello, los centros deben ofrecer un modelo que forme “a personas en su integridad para desenvolverse con éxito cuando salgan”. Núñez apuesta también por un marketing social y responsable, de ahí la importancia de que los centros “participen en las actividades de su comunidad a través de campañas solidarias, actividades sociales…. De esta forma no solo contribuiremos al bien común, además, conseguiremos nuestra imagen y notoriedad”.

A la creación del carácter propio de cada centro, influye en gran medida el sello de su equipo directivo. “Si éste vive la educación con pasión y está comprometido con la formación de sus alumnos es muy probable que despierte una gran pasión en los profesores del centro. El director debe ser una persona visionaria y soñadora, capaz de visualizar el futuro de su colegio”, dice el responsable de SchoolMarket Andalucía.