Mariano Rajoy anunció este jueves en la segunda sesión de su debate de investidura que el carácter académico de las pruebas externas de ESO y Bachillerato queda en suspenso hasta que se pueda acordar un nuevo pacto educativo entre las diferentes fuerzas políticas. Es decir, las polémicas reválidas se harán, pero no serán necesarias para obtener el título y poder seguir estudiando. La de Bachillerato será, por tanto, muy similar a la actual selectividad porque no servirá para titularse, pero sí para acceder a la Universidad.

El calendario fijado por el Ministerio de Educación  prevé que en junio de 2017 los alumnos realicen por primera vez tanto la evaluación final de ESO como la evaluación final de Bachillerato,.

Este curso, al ser primero, ninguna de las dos tendría efectos académicos, es decir, no sería necesario superarlas para graduarse. Según este calendario sí estaba previsto que ocurriera así a partir del curso 2017/2018. 

El Ministerio de Educación asegura que la suspensión de las reválidas anunciada este jueves por Rajoy se llevará a cabo a través de la aprobación “en los primeros días tras la formación de Gobierno” de un real decreto que suspenda el carácter académico de ambas pruebas. A continuación, se publicará una orden ministerial que regulará ambas pruebas para este curso.

Entendemos que este anuncio, posibilitará homogeneidad en toda España de la prueba de acceso a la Universidad, ya que como hemos dicho este curso las evaluaciones no tenían efecto académicos

saludos